Una cuenta pendiente | Parte II


Necesitaba una coartada tan simple como mi pretexto para haber estado la tarde con María, pero ahora para explicar los platos rotos, los labios cortados y las ropas diseminadas por la casa. El baño siempre ha sido un lugar interesante, sobretodo la taza de baño, fue ahí donde salió a flote el plan. Salí del baño con la cara y manos lavadas, estaba aún caliente ya que no pude acabar pero esta situación debía ser atendida por la cabeza superior. Al salir vi que eran su hija Lissete y su pareja, junto a su hija, quién es bastante pequeña y bonita.

Los saludé y les dije que las cañerías han cedido, el agua saltó por todos lados y alguna cosas se han roto, y el corte del labio solo un pequeño accidente de jardín sin importancia. Pensé por un momento en decirle a su hija que había estado teniendo sexo con su madre, y que todo pasó por no querer darme sus pechos. Había algo en esa chica que me llamaba, esa su genética. Era gorda, la conocí esbelta hace años pero la maternidad y el no hacer nada la han dejado así, la herencia de la madre se nota en la hija pero nunca me quedó claro por que ella era rubia y de tez blanca a diferencia de su padre, de quien parece no heredó nada, aunque todo ésto son conjeturas.

Luego se retiraron a sus habitaciones en el segundo piso de la casa, así que nos quedamos solos con María. Fuimos al jardín a terminar de ordenar, aunque yo tenía otra cosa en mente. María, no he terminado, le dije. Callate, niño, me contestó. Ella estaba hincada, me acerqué por detrás y la derribe dejándola a cuatro patas. Te dije que no he terminado, y no lo haré hasta tener tus pechos. Nos van a escuchar y tendré problemas, y tú también, masturbate y déjame en paz, con esto finalizó y me aparté.

Eso no iba a acabar tan fácil, la tomé del culo y le bajé el buzo para darme cuenta que no se había puesto el calzón. Te niegas con la boca pero con tus actos me dices lo que quieres, le dije. Saqué mi virilidad completa y se la metí en el culo nuevamente, empecé a moverme con fuerza y a gemir con ganas, me daba igual si escuchaban, es más, tenía una secreta intención de que Lissete me viera tener sexo con su madre. Continué agarrando firmemente su cintura y le volví a dar una fuerte nalgada, a lo que ella gruño de inmediato. Es muy ruidoso, dijo. Ella se mordía los labios, podía verlo por el reflejo de la ventana, hasta que no aguantó más y soltó sus gemidos que me prendieron más, aumentando el ritmo y la fuerza. ¡Termina de una puta vez! Decía entre gemidos. Fui bajando hasta tomar uno de sus pechos con la mano y ella me sacó la mano de inmediato. Me frené y salí para darla vuelta y ponerla contra el suelo, yo sobre ella, le aprisioné las manos y acerqué el miembro a su vagina, que estaba tan húmeda que entró al instante. Ella se retorcía en el suelo y de cuando en cuando gritaba, ya no le importaba nada. Me mordió las muñecas y la solté, volvió a golpearme la cara mientras yo seguía dándole. Subí la mirada hasta la ventana y para mi sorpresa, Lissete estaba ahí, en la ventana, viendo como tenía sexo con su madre.

Miré a Lissete a los ojos mientras seguía con su madre, María, quién gustosamente ya había dejado de hacer cualquier fuerza y solo se dejaba llevar por mí y su disfrute. Ahora si me darás tus pechos, mujer, le dije. Tomé las tijeras de jardín y corte su sostén en dos, liberando por fin aquellos pechos grandes y carnosos que tanto había esperado. Me abalancé sobre ellos, amasándolos, besándolos, comencé a chuparlos justo en sus pezones, ella me tomó por la espalda y me enterró las uñas, luego bajó hasta mi culo e hizo lo mismo. Lissete miraba atenta todo lo que pasaba, y yo noté que ya era hora de acabar. María, voy a terminar en tus pechos. Ella se rehusó dándome una cachetada, pero la frené con la mano. La arrodillé a la fuerza y puse toda mi virilidad entre sus pechos. Ella los tomó y me apretó nuevamente, las movió con fiereza de arriba a abajo mientras yo, de pié, miraba a Lissete. Terminé llenando de leche sus pechos y su cara, ella se recostó en el suelo del patio mientras yo me dirigí al baño. Su hija ya se había ido. Me vestí y me fui dejando la manguera en la casa de María, y a ella llena de mi leche en el jardín.

Dos días más tarde tocaron el portón por fuera (siempre lo dejo con llave) y todo había resultado tal cual quería. Era Lissete, con la manguera a la puerta de mi casa. Salí a atenderla, recibí la manguera y me dí la vuelta para entrar a casa, pero ella me detuvo. Espera, me dijo, titubeando las palabras, vi que se demoraba, así que le quité las palabras; Tuve sexo con tu madre, cuando llegaron estábamos teniendo sexo y cuando se fueron arriba terminamos, y tú nos viste, y estoy seguro que luego de eso te masturbaste pensando en nosotros, en mí, y es más, nadie en tu casa sabe que estás aquí.

Abrí el portón y ella entró. Cerré con llave. Mire a Lissete de pies a cabeza y ya estaba caliente. Cerré la puerta. ¿Te ayudo con el jardín? me preguntó.

Continuará.

Un comentario sobre “Una cuenta pendiente | Parte II

  • el 13 abril, 2019 a las 09:26
    Permalink

    Buen relato. Pronto la continuación por favor. Gracias y saludos.

    Respuesta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. .

A %d blogueros les gusta esto:

Online porn video at mobile phone


zoofilia con yeguazoofilia abotonadasexo con la primarelatos madurasincestos realesprima xxxsexo con mi madrepeliculas de zoofilia gratiszofiliazoofilia en espanolpetardas zoofiliahijastra xxxdesvirgacionesvideos pornos zoofiliavideos porno de travestissecretarias xxxzoofilia xxx gratiszoofilia con yeguazoofilia con yeguaque significa zoofiliazoofilia videosputas chalcohistorias de sexorelatos madurassexo xxx zoofiliazoofilia primera vezporno lesbicoprima pornozoofilia gayzoofilia videosfollando a mi madrecojiendo con mamavideos de zoofilia amateurvideo porno de zoofiliasexo relatosvidos de zoofiliaporno gay maduroscomic zoofiliavideosporno zoofiliarelatos eroticos xxxvideos porno de secretariasdespedidas de solteras xxxzoofilia triorelatos swingerzoofilia gay tumblrtodo relatosjuegos para adultos xxxporno zoofilia gaysexo relatosporno infielesxxx gay zoofiliaincesto gratisporno juvenilzoofilia corridaswww.rubias19sexo tiernorelatos de zoofilia gaysexo oral lesbianasporno lesbianaszoofilia porno xxxhistorias pornozoofilia perrazoofilia luxurexxx oralrelatos gay eroticoszoofilia mexsexo dormidasporno con mi mamarelatos eroticos filialsuegras pornoxxx insestoszoofilia mujer con perroxxx cunada