Experiencias de mi vida. Segunda parte


… necesitaba saber qué más podía descubrir con Julio, si ya hice esto no costaba hacer lo otro, ¿será que Julio querrá dejarme hacerle sexo de verdad?, tarde o temprano tenía que descubrirlo, tarde o temprano necesitaba saber qué más hacer.
Hola, me llamo Dominic García, está es la segunda parte de mi historia, tal vez quieran echarle un vistazo a la primera parte, pueden hacerlo en el siguiente enlace:

Los días transcurrían sin detenerse, pero mi mente recapitulaba una y otra vez lo sucedido días antes en aquel apartamento, aunque yo había disfrutado mucho aquel momento, también había algo que me incomodaba bastante, y era precisamente el hecho de haberlo hecho, nunca pasó por mí mente relacionarme sexualmente con un hombre, no se si estuve vulnerable al romper la relación que tenía con mi novia, no se si en realidad había algo dentro de mi muy oculto y que ahora salía a flote, no se si se trataba del alcohol que pasaba por mis venas, lo cierto es que me propuse más nunca volver a hacer ese tipo de actos vergonzosos, indecentes e inapropiados para mi, definitivamente ser homosexual no estaba entre mis líneas de “cosas por realizar”
Las jornadas del trabajo se alargaban mucho, compromisos diferentes me mantenían ocupado, y con las ocupaciones del día a día fui olvidando lo sucedido.
Pasarían aproximádamente 26 días de aquel episodio, recuerdo haber salido de la estación del Metro y justo al instante de visualizar el bus que me llevaría a mi casa, veo el alboroto de una multitud, la cual corría desesperádamente, pensé en un instante que eran personas jugándose entre si, sin embargo, al escuchar los gritos de la multitud al aproximarse hacia donde estaba Yo, entendí que alguien estaba robando, me asusté al ver a un hombre con un enorme cuchillo persiguiendo al presunto malandro, al parecer este había atracado algún local y en un descuido uno de los testigos le arrebató el arma de fuego, al verse sometido por tantas personas decidió huir, golpeado y sangrando lloraba en su huida, sin embargo, la población estaba decidida a cobrar venganza, dos hombres cerraron el paso y dieron tiempo de alcanzar al ladrón, pude escuchar como el puñal se enteraba en el costado de aquel hombre, era como rasgar un pantalón, como romper un cuero, imagino que fue al momento de cortar una costilla o algún otro hueso, jamás olvidaré aquel sonido y el grito de agonía de aquel hombre, unos le pateaban, otros gritaban que le dejarán, y yo en shock por lo ocurrido frente a mi, giré mi cabeza, no quería ver eso, sólo logre escuchar que el cuchillo se partió y sólo pudieron darle una vez, si bien se salvó de morir a cuchilladas tal vez entre patadas, golpes y demás, su fin llegaría ese día o tal vez en los siguientes; tembloroso y asustado me quité del lugar, compré una botella de agua en alguna parte, mientras bebía miraba a todas partes, pensando que aquellos se saliera de control, detuve un taxi y una vez dentro comencé a respirar profundo para callarme un poco, al llegar a casa conté lo sucedido, tal vez más calmado pero igual impresionado, una vez dentro de mi habitación encendí la tele para distraerme un poco, podía ver a través de la ventana como se apagaba el resplandor de aquel día, fuera de lo vivido minutos antes era un día muy bonito, buen clima, él cielo era azul claro, había mucho viento que movía continuamente las cortinas de mi habitación, él cansancio fue haciendo efecto efecto en mi y mis ojos se cerraron al abrirlo nuevamente tomé que había oscurecido.
No podía creer que sólo haya descansado cinco minutos y sin embargo hayan pasado 3 horas y media, mientras miraba mi reloj recordé fugazmente aquel episodio, a lo cual dije, no debo pensar en eso, pasó y pasó, ya no más, pero aquellos recuerdos susurraban a mi alrededor una y otra vez, no se como explicar pero quería repetir ese momento, así que la única manera de hacerlo era imaginándolo otra vez, si sentir la pasión de experimentar la boca de ese hombre sombre mi pene era rico, ¿qué se sentiría penetrarlo?, imaginé una y otra vez como sería hacerlo, mi excitación subía de nivel cada segundo que pasaba, corrí a la puerta y cerré con seguro, bajé mis pantalones y comencé a masturbarme mientras con los ojos cerrados imaginaba todas las posibilidades, desgraciado Julio de porquería, por qué tuve que permitirle tocarme, recuerdo estar disfrutando aquellos momentos con mis ojitos cerrados, lo siguiente que sentí fue un sonido que me cortó la nota, mi mamá llamando a la puerta diciendo que vaya a comer, una mezcla de sensaciones encontradas, pasión, lujuria, fantasía, frustración, susto por la manera de tocar, hambre al sentir el aroma de la comida, todo junto, quisiera decir algo bonito pero no, es terrible este tipo de cosas, del susto aterricé en la puerta y abrí, pasé directo al baño a lavarme la cara y excusarme diciendo que estaba dormido, pasé al comedor y mientras comía pensaba en Julio, maldito Julio, me las vas a pagar, te daré una cogida y te romperé el culo para que aprendas a ser hombre, estaba seguro que esa misma noche te daría a Julio atravesado profundamente.
Comencé a vigilar si mi vecino hacia acto de presencia, las horas pasaban y con ello mi corazón se aceleraba mucho, me dije que debía callarme un poco, pero estaba experimenta do algo que no sabía cómo iba a terminar, imaginé lo que haría, como lo saludaría, las veces anterior él me había invitado a su casa pero está vez, ¿qué le diría?, ¿Cómo decir algo así como…Hola Julio, de casualidad quieres que te parta el culo?, no no no, ese no era buen plan, tal vez decirle, oye mi pana, quería saber si podemos ir a tu casa y tomarnos algo, y una vez dentro decirle que quería cogerlo…el asunto se puso peor de lo que imaginaba, muy trágica la manera de decir las cosas, tal vez aplicar algo de lo que había aprendido de mis novias, pero no, tampoco, ni loco le besarla su asqueroso y peludo cuello, y si me roza con su asquerosa barba o huele a alcohol, o de verle cara de brócoli que tiene tal vez vomitaría, qué difícil es decirle a un marico que quieres hacer “mariqueras con él” cada plan era peor que el anterior, las horas pasaban y los planes no funcionaban, pero no me daría por vencido, de que le partiría el culo se lo partiría para que sea serio y aprenda, la medianoche se hizo presente y el desgraciado no aparecía, llegó la 1am y nada, decidí no esperarlo más, mi mamá y familiares estaban sospechando algo, yo salía y entraba y según yo nadie se daba cuenta, qué vergüenza habría sido para mí que se enteraran lo que me sucedía, ese día Julio se había salvado de un salvaje encuentro, pero estaba amenazado, y si no fue ese día sería al siguiente, pero no se salvaría está vez.
Muy centrado en mi objetivo esperé al día siguiente, ¿qué le habrá pasado al marico ese? -Pensé yo- ¿será que estaba en una fiesta o qué?, me preguntaba, ¿cómo es que alguien puede ser tan homosexual para mamarle la verga a otro hombre?, lamer una vagina era algo único, ¿pero un pene?, debe ser que lo violaron y se hizo marico o algo así, reflexioné muchas veces sin entender su mariconería, y Julio no llegó tampoco aquella noche, solitario en mi habitación ya en horas de la madrugada me masturbaba pensando en Julio, qué marico soy yo ahora, en vez de pensar en alguna mujer ahora me masturbaba pensando en ese gay, recuerdo que el cuarto día de no ver a Julio pensé en que tal vez había fallecido en su apartamento, o que le habían robado el carro y lo habían desaparecido, muchas ridiculeces se me ocurrían, una tras otra, transcurridas dos semanas y ya desanimado y decidido a no seguirlo esperando, me quedé en mi habitación, sin embargo, no podía dejar de pensar en Julio, debo reconocer que la última semana había pensado en él, incluso en el trabajo, pero eso no era lo peor, lo peor era que me evitaba cuando lo recordaba, necesitaba verlo al menos una última vez.
Gustaviernes y mis compañeros de trabajo me invitaron a una fiesta, estuve ingiriendo mucho alcohol y cuando todos estuvieron más felices decidieron irse a la playa, por supuesto me invitaron, pero ni loco iba a ir a una playa de noche, aunque estaba ebrio no estaba loco, fui el aguafiestas del grupo ya que fui el primero en decir que no iba, conmigo se quedaron dos o tres más, no se hacía donde se fueron pero me dejaron solo, tomé un taxi y me dirigí a casa, al llegar y antes de entrar a mi apartamento observé hacia arriba, la luz del apartamento de Julio estaba encendida, decidí subir y saludar, toqué el timbre y Julio abrió la puerta.
¿Cómo estás? -preguntó Julio-
Todo bien, ¿qué haces?
Nada, organizando la casa ya que estaba celebrando mi cumpleaños, pasa.
Sin dudarlo ingrese a su apartamento, el desorden reinaba en esa casa, botellas vacías, el suelo sucio y resto de alimentos por todas partes.
Mareado y con mi vejiga llena fui al baño (sin pedir permiso), mientras orinaba recordaba las amenazas que tenía en mente, al salir pregunté si tenía cerveza y me dijo que se habían terminado, pregunté por la botella de Whisky que me había ofrecido y dijo que nada de licores, todo se había agotado.
Ni modo, no se podía hacer Nada, estuvimos conversando mientras él ordenaba su casa, recuerdo haber pensado que no me gustaría que en mi cumpleaños me ensuciaran mi casa y que me dejaran oficio, además me contó que estaba de vacaciones, que estuvo tres semanas en una isla y que pensaba que yo no quería saber de él pues me desaparecí de su vista, el efecto del alcohol que yo tenía fue pasando, al terminar sus labores me pidió que pasara a la habitación, sintonicé una peli mientras él tomaba una toalla para ducharse, se disculpó y entró al baño, yo entre sueño y tele me estaba quedando dormido pero las ganas de orinar eran mayores, entré al baño y le dije que necesitaba usar el baño, dijo no tener problemas, una pared de vidrio nos separaba, sólo veía su silueta al ducharse, bajé mi cierre y saqué mi miembro, mientras orinaba Julio no dejaba de hablar, ni recuerdo que decía, una vez que terminé de orinar me fui a su habitación, intenté sintonizar una peli más subida de tono pero no había nada en el cable.
Julio salió de la ducha, vestido con otras ropas, pregunté si tenía alguna mejor peli y dijo que sólo porno, pregunté donde estaban y señaló una caja, al abrirla vi una enorme variedad de peli, saqué una y comencé a reproducirla, entré en calor rápidamente, y me desnudé, Julio se sentó del lado contrario de la cama viendo también la peli, se desnudó rápidamente y sacó su pequeño champiñón para tocarse, a los minutos comenzó a masturbarse muy rápido, se levantó y se puso de espalda hacia mí, recuerdo su petición.
Apriétame las nalgas un momento -suplicó-
Ver su lampiño, pálido y masculino trasero me dio asco, no estaba seguro si mis propósitos eran sólo estúpidas fantasías o qué, al tocarlo y tal vez en menos de dos minutos el cuerpo de Julio se estremecía para eyacular sobre su propia mano, desnudo y con pasos acelerados se fue al baño a lavarse, por mi parte seguí viendo la tele, al regresar me dice: ¿aún no has acabado?
Necesito ayuda-respondí- Julio se acostó frente a mí, sus pies guindaban sobresaliendo del colchón mientras su cabeza se posicionaba frente a mi pene, acto seguido quitó mis manos de mi pene, y se apoderó de aquella venosa herramienta que ya brillaba como manzana acaramelada, su lengua recorrió todo mi tronco, y su boca se abrió para tragar aquella palpitante y caliente cabeza, podía ver lo homosexual de su miraba y suspiros mientras me lo mamaba…¿cómo carajos este hombre podía hacerme sumergir en estos deseos?, las manadas de Julio eran intensas y a veces delicadas, metió un testículo en su boca y comenzó a darme mucho más placer del que yo esperaba, soltóuno y metió el otro testículo en aquella boca, ahhhhh….qué cosa tan rica, abrí por instinto más las piernas y comenzó a lamer ambas piernas, alternando una y luego otra, se sentía muy rico, una y otra vez me sorprendía, pasaba de una pierna a la cabeza, hundía su garganta sobre mi palo, se trataba más de la mitad de mi verga y pasaba a lamer mis testículos, giraba en círculos, me masturbaba, se rozaba mi verga en su cara con los ojos cerrados, con mi tronco golpeaba sus labios y seguía chupando una y otra vez, si bien yo estaba extasiado por aquellos placeres extraños, debo reconocer que Julio disfrutaba de su labor, no se cómo llegué a eso pero algo si sabía, ese marico iba a ser mi esclavo sexual cada vez que yo pensara en él, el sonido de la porno, lo hermosa de las mujeres que actuaban, las láminas y demás que me daba Julio me tenían loco, y luego de 20 largos minutos de placer comencé a sacudirme, Julio entendió que ya iba a acabar y le puso más empeño a aquello, finalmente pude descargar todas las ganas que tenía desde hace algunos días atrás, me sentí relajado mientras Julio se tragaba cada gota de leche, continuó mamando hasta perder la dureza mi virilidad, Julio terminó besándome entre las piernas, besaba mi flácido pene después de darle tanto usó, besaba por encima de mi ombligo, y finalmente se levantó de la cama y se fue a lavar nuevamente.
Este tipo de encuentros se repitieron muchas veces, sin penetrarlo jamás, sólo oral, ni Julio me proponía eso ni yo tenía en valor para pedirle que lo hiciera.
Finalmente y luego de algunas semanas estando en esas “labores” me puse detrás de Julio, recuerdo que le dije que se diera vuelta, Julio me quedó viendo con una sonrisa, me dijo, no, sólo me gusta mamar, pero no dejaré que me hagas eso, además, tú tienes una verga muy gruesa y no es pequeña, así que no, insistí muchas veces más, pero se negaba, por ello decidí hacer algo más, me quedé viendo la porno (cosa que hicimos en cada encuentro) y cuando él quería mamar yo dile decía que sólo si se dejaba un poco, por ellos aceptó, le dejé mamar un poco y luego le pedí que se pusiera en cuatro, Julio se agachó y me puse detrás de él, al intentar penetrarlo se dificultó la tarea ya que no entraba, cambiamos de posición una y otra vez y él decía que le dolía, así que buscó un lubricante, se hizo más resbaloso pero igual no le entraba la cabeza, finalmente y después de muchos intentos sentí como me hundía dentro de él, Julio respiraba profundo mientras yo me sacudía dentro de él, su culito estaba bien apretado, una y otra vez recibió mis embestidas, Julio gemía pero no sabía si era placer o dolor, yo no le presté atención si o que seguí en lo mío, mi verga estaba siendo masajeada con ese culito, las nalgas ponían freno pero cada centímetro se hundía en Julio, aunque no era agradable verlo pues, yo cerraba los ojos y disfrutaba lo que hacía, Julio pasó su mano por debajo de él, y alcanzó a acariciar mis bolas, una sensación de cosquillas hizo que lo penetrar a más profundamente, el cuerpo de aquel hombre se arqueaba y comenzó a moverse en contrapunteo conmigo, el instinto hizo que le diera más duro, más profundo, más adentro, las embestidas se aceleraron pero yo estaba muy lejos de acabar, recuerdo que pensé que aquella amenaza había llegado, nada podía salvar a Julio, abrí los ojos y Julio se movía debajo de mí como serpiente en tierra caliente, usaba sus manos tratando ahora de evitar mis embestidas, como suplicando que terminara pronto, que no le diera más, que tuviera piedad, sin embargo yo pensaba lo contrario, ese Julio dejaría de ser marico a partir de ese encuentro, una y otra vez veía como salían y entraban esos 17 centímetros de verga dentro de aquel maltratado año rosado, finalmente y luego de cambiar de posición Julio ideó algo, sus nalgas apretaban más mi verga, como queriendo tomar venganza por lo que le había hecho, sentía como que quería arrancarme el pene de raíz, pero muy a lo contrario de lo que ese pillo quiso hacer, me exité más, sin embargo, su propósito se cumplió y en 40 segundos más sentí la cosa más rica que pude experimentar ese día, múevete rápido- le exclamé-, Muévete puta, tienes ese culito rico, Muévete por favor, Julio me tenía dominado, suplicando, ahhhhhhh…..ssssssss….mmmmmmmmm….Muévete, saqué mi verga y ví como brotaba un lago de semen caliente, espeso y blanco, Ahhh….qué rico.
Es muy difícil recordar todos esos episodios sin exitarme, qué momentos aquellos.
Las visitas a la casa de mi nuevo “amigo” fueron más frecuentes, investigué mucho acerca del homosexualismo, algunos decían que tener un contacto homosexual sólo se hacían si eras homosexual, otros decían que una, dos o hasta tres veces no era homosexualismo, al menos yo no me sentía homosexual, pero algo si tenía claro, Julio era homosexual, no importa lo varonil que era, no importa si nadie sabía su doble vida, Julio me hacía sexo oral y me entregaba su año cuando yo quería, por mi parte yo no era homosexual, me gustaban las mujeres y no los hombres, sólo con Julio hacía lo que hacía, además no me gustaba Julio, yo hacía sexo con él pensando en mujeres no en él.
Tres o cuatro meses fui a casa de Julio, yo era muy discreto al igual que Julio, me aseguraba que nadie viera, me aseguraba que no supieran, siempre llamaba a Julio para saber si estaba acompañado o no, nunca alguien me vio entrar ni salir, Julio era mi esclava y yo su amo.
Recuerdo estar en casa, esperando que Julio llegara al edificio, le envié un mensaje diciéndole que avisará cuando llegará, y así estuve hasta que mi celular sonó, era Julio, ya había planificado lo que haría ese día, subí de inmediato viendo a todas partes, asegurándome que nadie nos viera, entré rápido a su casa y cerré las puertas, tomé a Julio de la mano y lo llevé al baño, lo desnudé y lo metí a la ducha, había puesto mi plan en marcha, Julio se sorprendió, nunca antes me vió así, se reía por lo que yo hacía, ese día después de bañarnos juntos le pondría una venda en los ojos y haría que se esclavizara sexualmente jajajajajajajaajajajajajaja…mi excitación y la suya eran evidentes, su asqueroso champiñón pequeño rozaba ocasionalmente mi pierna, causando en mi asco, pero ni modo, la ducha no era tan espaciosa así que no había otra, yo rozaba “sin querer queriendo las nalgas de Julio”, jajajajajajajajajajajajajajaja…pero me alejaba cuando él estaba frente a mi, finalmente y luego de media hora de ducharnos pasamos a su habitación, sin embargo Julio decía que estaba esperando una llamada, y que no quería que le vendrá los ojos, me molesté pero no se lo hice saber, retrasar mis planes sólo harían que le diera con más ganas, esas serían las consecuencias por sus actos jejejejejejejejejejejeje…dado que no aceptaba y que estaba distraído decidí cambiar de planes, puse una porno y comenzamos a verla, eso siempre funcionaba.
¿Qué quieres hacer? -Preguntó-
Pasarla bien pero tú no colabora -respondí-
Seguimos viendo tele y al rato me paré frente a él, le dije que me lo mamaba un poco y dijo.
Si quieres que te lo mande hazlo tú primero conmigo.
¿Qué?, este marico se volvió loco, aunque me molesté mucho más decidí ignorar lo que había dicho, pues no quería partirle la cara por abusador, ¿qué le pasa a este homosexual?
Julio, de verdad, chúpamelo un rato.
Te dije que si quieres que te lo chupe debes hacerlo tú primero.
El audio de la peli me tenía a millón, ese desgraciado no quería hacer nada, y porque sabía que yo no era marico me dice eso para no decirme NO de frente.
Julio déjate de bromas, a mí no me gusta eso, de verdad te estoy pidiendo a modo de amigos, además si no quieres que te penetre no lo haré, sólo te pido que me lo mames un poco y ya, mira la cabeza, ¿no te provoca chuparte la verga?
No quiero, prefiero que lo hagas tú y luego yo.
De verdad no podía creer lo que estaba diciendo esa basura, por nada del mundo haría eso, aquí el homosexual era Julio, no yo. El tiempo pasaba y no sabía que decir, mi excitación me tenía mal, pero por nada de nada haría lo que Julio me pedía, no vale la pena (pensé).
Julio, ¿me vas a mamar la verga o me voy?
Por mí puedes irte, yo siempre te hago sexo oral y hasta te doy lo que me pides, y tú nunca me has hecho sexo oral a mi, además si quieres irte ya sabes donde está la puerta.
Cruzar el pasillo con mi miembro así de erecto no eran mis planes, además de estar recién bañados, de haber imaginado eso me bañaba en casa, ese marico se estaba portando muy mal, pero si cree que me va a poner a mamar está loco.
Hagamos algo -dije-, mámamelo tú y después yo (como no)
¿Pero vas a cumplir? (Preguntó Julio)
Si pero sólo un momento (ni loco)
Julio me empujó y caí en la cama, se subió y comenzó a lamer lentamente mi erecto pene, qué delicia, su boca estaba cálida, él chupas y escupía mi pene para chupar una y otra vez, lamía mis rasuradas bolas, me tenía exitado y en el momento más rico de todo se detuvo.
Es tu turno (dijo)
¿Qué?, estás loco, ¿cómo vas a parar así?, ni siquiera has comenzado.
Es tu turno, un rato tú y un rato yo.
Julio pero si apenas estabas comenzando, protesté y protesté pero nada resultó, ese gay sabía que yo necesitaba de sus servicios y se estaba aprovechando, Julio me insistía una y otra vez pero yo no quería, por ello él se molestó y comenzó a vestirse, le dije que lo haría pero que al menos lo hiciera cinco minutos más, cosa que le molestó más, yo necesitaba que Julio siguiera, yo quería que él….
Está bien Julio, lo haré, cálmate, no es para tanto, Julio comenzó a desnudarse otra vez, su asqueroso cuerpo pálido se descubría con cada prenda que se quitaba, yo lo pensé una y otra vez, pero no había vuelta atrás, si quería culminar mi excitación debía aceptar, finalmente Julio se para frente a mi con aquella porquería entre sus piernas, lo vi una y otra vez, doce centímetros de porquería frente a mi, pero lo peor era la forma de su glande, parecía un champiñón; ¿cómo pueden tener una cosa así?, yo me daría un disparo de haber nacido así.
Finalmente y luego de pensarlo decidí tocarlo, qué asco tocar un palo duro que no sea el tuyo, qué asco sentir el calor de esa cosa, lo pensé una y otra vez mientras Julio me miraba en insistía que abriera mi boca, finalmente abrí mis labios, y me acerqué más, eché hacia atrás su prepucio y dije dentro de mí: Bueno…aquí vamos.
Lo siguiente que sentí fue una salchicha asquerosa en mi boca, trataba de no respirar para no sentir sabor, sin embargo, no pude lograrlo, tenía por vez primera la verga de otro hombre en mi boca, Julio suspiró de placer mientras yo no sabía realmente qué estaba sintiendo, no era lo que yo pensaba, había algo extraño en ese acto, algo que no sabía cómo explicar, una y otra vez chupé aquel pene, intentando que los minutos pasarán pronto, finalmente me relajé un poco y me Di fue ya que no era tan malo, no lograba entender si era agradable o desagradable, Julio empujaba su pequeño miembro en mi boca y creo haberme preguntado si en verdad eso estaba sucediendo, saqué su pene de mi boca y escupí saliva con fuídos, me volví a preparar pero está vez estaba menos renuente, los minutos pasaban y recuerdo haber tenido la sensación de que era rico, no se como decirlo pero aquello me estaba gustando, cuando finalmente veo el reloj me Di fue ya que habían pasado dos minutos más de la cuenta. Tu turno (interrumpí)
Julio me miró con cara de que siguiera, y la verdad yo quería seguir, pero no podía admitirlo, y menos confesarlo.
Hiciste trampa, aún falta (dijo Julio)
No, es tu turno, si quieres que tarde más debes tardar más tú, esto lo dije porque en verdad quería volver a hacerlo, y está vez por más tiempo, pero nunca lo iba a admitir.
Julio tomó su lugar y comenzó a mamar como antes, sólo que está vez yo quería que terminara pronto, quería ser el siguiente.
Al culminar el tiempo, y sabiendo que se había tardado más de lo anterior, tomé posición, está vez me paré frente a sus piernas, y antes de abrir la boca decidí cerrar los ojos, me acerqué y cuando la punta de su pene tocó mis labios abrí la boca, dando la bienvenida a aquella pequeña cosa, comencé a darle a Julio una mamada que hasta yo tuve envidia de lo que hacía, yo no se qué como es esto pero qué rico lo que siento, lamí, chupé, masturbé a aquel señor durante un enorme tiempo, yo no quería que aquel tiempo pasará tan rápido, me gustaba la sensación que había descubierto, definitivamente lo estaba disfrutando, ¿esto me hace homosexual?, ¿ahora si soy marico?, preguntas y placeres pasaban por mí cuerpo, yo no se cuánto tiempo estuve así pero al darme cuenta de lo sucedido y de la manera en que yo le estaba poniendo empeño, sentí vergüenza. Te toca -dije con tristeza-
No me importaba si me hacían sexo oral o no, lo que si quería era que fuese mi turno, Julio me había mostrado un lado de mi que yo ni sospechaba tener, pero no me importaba tampoco, había descubierto algo y quería más, en mi siguiente turno me acomodé y creo que me mantuve así por un enorme tiempo, lamiendo aquellos 12 centímetros de delicia, qué rica sensación en mi boca, era algo diferente, chupé y chupé aquel pequeño champiñón, hasta que vi a Julio estremecerse, lo saqué de mi boca y le masturbé hasta que mis manos se llenaron de aquel líquido, aquella noche sólo pensaba en lo sucedido, aquellas horas no dejaba de pensar en eso.
¿Qué carajos me pasaba? Definitivamente no sabemos lo que podemos hacer, hasta que el día llega, no sabemos quienes somos hasta que lo sabemos.
Espero que les haya gustado mi relato, no olviden dejar sus comentarios, se los agradezco, sea cual sea su opinión para mi es importante, de ello depende que termine de contar mi historia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. .

A %d blogueros les gusta esto:

Online porn video at mobile phone


zoofilia caninapormo gaymaduras zoofiliazoofilia gay xxxcogiendo con mi cunadarelatos xxx filialespiando a mi cunadaamas de casa infielessexo con mi mamazoofilia con gorilascogiendo con mi noviacomics xxx zoofiliazoofilia freesignificado de zoofiliarelatos porno gaychatgaymujeres teniendo sexo con perroswhatsapp xxxrelatos de insestozoofilia mujer perrosexo xxx zoofiliazoofilia perros xxxincesto xxxsexo en casaporno incesto realzoofilia al extremoespiando a mi cunadafollando con mi tiainsesto realxxx escuelamujeres maduras xxxvideosde zoofiliavoyeur xxxzoofilia yeguashombres zoofiliaincestos realessexo con la vecinagays xxxespiadasverga grandecojiendo con mi amigavideos recientes de zoofiliaesposas putasporno de virgenesrico sexozoofilia hombre con perrarelatos transexualessexo primera vezlesbianas sexorelatos travestisestudiantes xxxesposas y maridosfollando a mi cunadasexo gay mexicanorelatos lesbicosporno a escondidascojiendo con mi mamavideos zoofilia xxxrelatos de cornudosvideos zoofilia comxvideos.com zoofiliavideos xxx gratis de zoofiliala zoofiliaamateur zoofiliacojiendo con mi primaadolecentes pornoprima xxxla zoofiliadoctoras xxxporno gay chavitosmorbocornudosporno prepaesposasputaszoofilia.sexo de lesbianasvoyeur mexicozoofilia trioincesto realprimos cojiendozoofilia yeguascogiendo a mi primadescuidos xxxzoofilia canadaporno chichonas